EDAD ALCANZADA

Para los efectos del Seguro de Vida, una persona que tenga 2-5 años, 6 meses y un día, ha alcanzado la edad de 26 años.

Algunas veces se conoce como "Edad de Seguro" ellos. Para recordar al asegurado la existencia de este principio y para evitar al mismo tiempo posibles abusos, se le invita a declarar, en su solicitud de seguro, las pólizas que tuviera vigentes sobre el mismo riesgo, las que serán tomadas en consideración al liquidarse un siniestro. Claro está que no hay nada malo en contratar varios seguros en distintas compañías aseguradoras, siempre y cuando el monto total asegurado no exceda del valor real.

Como es natural, las pólizas de seguro de vida constituyen caso aparte, quedando normalmente fuera del campo de aplicación del principio de contribución. Así como puede ser que el asegurado contrate seguros en exceso del valor real del bien asegurado, también se presenta en la práctica el caso opuesto, caracterizado por el hecho de que el monto asegurado bajo una póliza o un conjunto de pólizas, resulte inferior al valor real del bien. En este caso la doctrina considera que el propio asegurado se constituye en asegurador por la diferencia entre el valor real y el valor cubierto por las pólizas. Se habla en este caso de "coasegurados", para indicar esta particular dualidad, por la cual el asegurado es también, parcialmente, su propio asegurador. En tal circunstancia, todo siniestro es liquidado en la misma proporción que el valor asegurado guarda con el valor real.

EL SEGURO DE VIDA

El Seguro de Vida es un contrato mediante el cual la compañía garantiza el pago de las sumas estipuladas en la póliza, al beneficiario que se designe, en caso de fallecimiento del asegurado dentro del término del seguro. También cabe el pago del capital a favor del mismo asegurado al vencimiento del contrato.

ELEMENTOS PERSONALES DEL SEGURO

Si bien el seguro es un contrato entre el asegurado y la empresa aseguradora, en realidad participan en tal contrato cuatro personas, naturales o jurídicas, pudiendo coincidir algunas de ellas.

1. La empresa aseguradora, que acepta la cobertura del riesgo.
2. El asegurado, la persona o entidad expuesta a riesgo.
3. El contratante, la persona que estipula el contrato con la empresa aseguradora.
4. El beneficiario, o sea la persona a quien debe liquidarse el seguro en caso de producirse el riesgo cubierto. En los seguros de ramos generales muy a menudo coinciden contratante, asegurado y beneficiario; mas nos es así en las pólizas contratadas en garantía de un préstamo, en las cuales aparece un beneficiario distinto del asegurado.

ENDOSO

Documento que emite el asegurador en cualquier momento de la vigencia del contrato de seguro, a propia iniciativa o a solicitud del asegurado y previo convento, con el objeto de modificar, ampliar, restringir o suprimir cualquiera de las condiciones generales o particulares de la póliza.

ENFERMEDAD PROFESIONAL

Aquella que se adquiere a consecuencia del ejercicio continuado de un trabajo y debido precisamente a las características de éste. Es uno de los riesgos cubiertos por el seguro de accidentes de trabajo.

ESPERANZA MEDIA DE VIDA

Probabilidad media de vida de una serie de personas de edades iguales, consideradas a tenor de una tabla de mortalidad, que sirve de base para su cálculo.

EXAMEN MEDICO

En el Seguro de Vida, es el reconocimiento de la persona asegurable, que efectúa el facultativo designado, a fin de informar sobre su estado de salud a la entidad aseguradora, con objeto de que ésta pueda decidir sobre la aceptación y tarificación del riesgo. Normalmente, el examen médico sólo es practicado a solicitantes que han alcanzado una determinada edad y/o cuando el capital asegurado sobrepasa una determinada cuantía.

EXTRAPRIMA

La cantidad cargada además de la tarifa regular para cubrir un riesgo extra o especial.

GRADO DE INVALIDEZ

Grado de la incapacidad permanente resultante de un accidente cubierto por la póliza (de accidentes personales). El grado define el porcentaje de indemnización, de acuerdo con las condiciones del contrato de seguro.

LA PRIMA

Es la aportación económica que ha de satisfacer el contratante o asegurado a la entidad aseguradora en concepto de contraprestación por la cobertura de riesgo que ésta le ofrece. Desde un punto de vista jurídico, es el elemento real más importante del contrato de Seguro, porque su naturaleza, constitución y finalidad lo hacen ser esencial y típico de dicho contrato. Técnicamente, es el coste de la probabilidad media teórica de que haya siniestro de una determinada clase.

El asegurador no se limita a cobrar del asegurado el precio teórico medio de esa probabilidad (PRIMA PURA o de RIESGO), sino que ha de gravarla con una serie de recargos, tales como: - Gastos de Administración (cobro de primas, tramitación de siniestros, haberes de personal de la empresa, etc.)

MALA FE

Actitud fraudulenta o de engaño por parte de quien conviene un acuerdo, adoptara con ánimo de perjudicar al otro contratante. En el contrato de seguro, la mala fe puede corresponder al asegurado (declaración de riesgos o siniestros) o al asegurador (condiciones contractuales).